Ángel Ramos: “Saltamos de un barco de vapor o de remo a un buque autónomo”

Navieros afirman que la nueva Ley General de Aduanas está provocando un cambio en la parte tecnológica del sector y que dentro de un año habrá transformaciones en el negocio marítimo y portuario del país.

“Saltamos de un barco de vapor o de remo a un buque autónomo. Hemos hecho un cambio de siglo con relación a la revolución legal que está ocurriendo en el país”. Así definió Ángel Ramos, asesor legal de la Asociación de Navieros de la República Dominicana (ANRD), el impacto que ha tenido sobre el sector la aprobación y promulgación de la Ley General de Aduanas (168-21).

Ramos sostuvo que la legislación, que tenía más de 15 años “dando vueltas” en el Congreso, viene a sustentar y a crear las bases y garantías para que los procesos de conectividad, digitales, tecnológicos, de competencia y facilitación, se adecuen a una norma jurídica que no existía.

Declaró que por primera vez el país cuenta con una norma que garantiza los derechos de los usuarios. Resaltó que la ley provocó “un brinco” de un control aduanero policíaco-fiscal a uno donde el ente público se convierte en aliado del sector privado para poder producir cambios.

El ejecutivo de la ANRD, durante el Diálogo Libre que celebra este medio, afirmó que la Ley de Aduanas está provocando un cambio en la parte tecnológica del sector y agregó que se está haciendo un sistema integral desde el punto de vista de la logística y jurídico.

“Este sistema integral va también unido a un proyecto de ley de comercio marítimo que está en el Congreso, que ya fue consensuado, que es la otra ‘pata’ de Aduanas. Creemos que será aprobado el próximo mes y es la segunda parte de poder desarrollar esta revolución jurídica que se está dando en el país. Yo creo que vamos por buen camino”, destacó.

Citó que a esos cambios legales también se sumará una ley de turismo náutico, una de puertos y otra para los centros logísticos, asegurando que esta última vendrá a garantizar el tema del hub y de que los inversionistas extranjeros vengan al país con garantías jurídicas.

“Estamos rompiendo la frontera del pasado porque ya la era digital, la electrónica, es lo que está en camino. Se está trabajando un sistema de comunidad logística donde se está integrando la data e información y el usuario podrá saber en tiempo real dónde está su mercancía. Esto, dentro de un año, va a dar unos grandes cambios en el negocio marítimo y portuario del país”, manifestó Ángel Ramos.RD como centro logístico

La nueva Ley General de Aduanas, sumada a las inversiones que ha realizado el sector privado y su experiencia y la conectividad marítima y aérea, hace que el país esté más cerca de convertirse en un centro logístico para la región.

Cristyan Peralta, miembro de la ANRD y director comercial del puerto Río Haina, destacó que el país tiene puertos “súper modernos” y que no tienen nada que envidiarle a los de Europa, Asia o Estados Unidos.

“Tenemos puertos bastante modernos, que cumplen con los requisitos internacionales; certificaciones internacionales de seguridad y calidad que están ejecutando procesos logísticos envidiables, que agilizan los despachos y la recepción de mercan- cías de una manera eficiente; hemos invertido en tecnología, que brinda acceso y trazabilidad a todos esos procesos que se llevan a cabo en los puertos”, resaltó Peralta.

Sobre la conectividad, el ejecutivo portuario señaló que la República Dominicana es la única nación de la región que tiene 30 servicios semanalmente de conectividad marítima desde y hacia los Estados Unidos.

“Tenemos servicios que tocan desde Nueva York y Filadelfia hasta el golfo: Houston, Texas y Nueva Orleans, semanalmente. Y ya toda la conectividad con China, Europa, directa dos y tres veces a la semana, con apenas ocho o nueve días de tránsito. Es decir, tenemos una conectividad envidiable. Nosotros somos un hub logístico, desde Cristóbal Colón”, precisó.