Historia

La historia de los navieros se puede decir que se inicia en la República Dominicana, cuando Cristóbal Colón amarra sus carabelas en el río Ozama, el 12 de octubre del 1496.

Al correr del tiempo, las goletas dominicanas que traficaban con los productos agrícolas entra las islas del Mar Caribe, fueron artilladas para batallar en la costa sur contra los invasores haitianos, antes y después de la declaración de independencia del 27 de febrero del 1844.

Para el año de 1889 nace la primera publicación de la llegada y salida de embarcaciones, en una hoja impresa como un listín diario marítimo.

Más adelante, seis lutros más tarde, en agosto de 1949, los agentes y operadores de buques se juntan para formar la Asociacion de Navieros de Santo Domingo, siendo su primer Presidente Robert W. Blauvelt el Gerente de la Alcoa Stemship Co., empresa ya desaparecida.

Tras 1953, la Asociación de Navieros de Santo Domingo, en ese momento funcionaba informalmente y no tenía un domicilio legal establecido; sus miembros se reunían en las oficinas de las compañías navieras según lo ameritara la situación que enfrentaban en un momento determinado. Es por esta razón, que Robert W. Blauvelt, gerente de la empresa Alcoa SteamShip Co.; Francisco Geraldes, de la naviera Operation Traffic Manager, y Augusto Saviñón, de la compañía Frederic Schad, deciden darle un carácter institucional más riguroso a la entidad para formalizar las relaciones crecientes con la Dirección de Aduanas y otros organismos estatales, los sindicatos laborales y los exportadores e importadores, y afrontar de forma eficaz los conflictos que surgían con estos sectores.

Con el desarrollo de las actividades marítimas y portuarias, los navieros deciden incorporar la sociedad y en noviembre del 1991 modifican el nombre y los estatutos de los años de 1964 y 1967, para llamarse Asociación de Navieros de la República Dominicana, Inc, para abarcar todos los puertos dominicanos.

Diez conceptos básicos conforman los objetivos y fines de la Asociación, para fundamentalmente dar apoyo a estudios y soluciones de los problemas comunes que se refieren a los agentes consignatarios, armadores y arrendatarios de buques que operen en todos los puertos del país, los cuales son:

  1. Buscar soluciones a las problemáticas que afecten a sus miembros; esto es, el estudio y solución de los problemas comunes que se refieran a los consignatarios, operadores de terminales marítimas, agentes navieros, armadores o arrendatarios de barcos que operan en todos los puertos del país;
  2. El estudio y ponderación de los conflictos que puedan surgir por partes con interés legítimo relacionados a las actividades del sector que representa esta Asociación, incluyendo la presentación de posibles soluciones, cuando se le requiera mediante la conciliación, la mediación y la negociación.
  3. El estudio, elaboración, negociación y ejecución de los pactos colectivos de condiciones de trabajo que puedan suscribirse con las organizaciones sindicales que intervienen en las operaciones de carga y descarga de buques y otras actividades afines;
  4. Mantener relaciones con sus miembros, así como con personas, organismos, asociaciones y entidades nacionales e internacionales, centros de desarrollo y formación técnica profesional, para fines de intercambio, consulta y colaboración en relación con los fines de la Asociación;
  5. El estudio y preparación de proyectos de leyes tendentes a introducir reformas legislativas encaminadas a mejorar los servicios y operaciones en los puertos del país;
  6. Emitir, cuando le sea solicitada o por su propia iniciativa, su opinión en materias relacionadas con la legislación marítima, portuaria, aduanera, tributaria, laboral y en cualesquiera otras que interesen o afecten a sus miembros en forma individual o colectivamente;
  7. Propender por todos los medios a su alcance el libre ejercicio de las actividades de sus miembros y procurar que cada uno de ellos observen reglas morales y de sana competencia mercantil en relación con los demás miembros;
  8. Desarrollar programas de responsabilidad social empresarial y promoverlos dentro de la organización y sus asociados;
  9. Realizar toda clase de actos civiles y negociaciones que convengan a sus fines, tales como contratos, adquirir bienes, arrendar, mantener cuentas bancarias, emitir documentos de crédito y cambio, y adquirir por cualquier medio lícito las propiedades necesarias para sus fines; fomentar rentas por arrendamiento de parte de dichos bienes y realizar toda clase de actos lícitos necesarios para sus fines, desarrollo y subsistencia; y,
  10. Entendiéndose además que siempre podrá ampliar sus actividades a cualquier rama, acto o actividades que tenga por objeto favorecer el desarrollo de la Asociación y facilitarle el cumplimiento de su objeto social.

La filosofía naviera se enmarca dentro del contexto de relaciones comerciales con las autoridades dominicanas, las asociaciones empresariales nacionales y extranjeras, los sindicatos y usuarios de los puertos, para el mejor desarrollo del comercio exterior dominicano. Actualmente veintiséis (26) empresas conforman la Asociación, habiendo representaciones de los puertos en el interior y cubriendo las actividades de carga y pasajeros en todos los puertos dominicanos.